El Lauburu Ibarra Mahala venció por 2-5 al Gora Bilbao Red Blue en un partido competido y continúa sumando puntos por duodécima jornada consecutiva. Tras una semana complicada de entrenamientos debido a las molestias físicas de diferentes jugadores, el equipo piparrero se puso el mono de trabajo y remontó un partido que se le puso en contra en los minutos iniciales.

El partido comenzó con balón para los locales mientras los ibartarras apretaban el balón con alternancia en tres cuartos y media pista. El equipo local muy mejorado a nivel técnico y táctico tenía claro el planteamiento de partido, cada vez que había saque de banda o recuperación de balón y la marca estaba siendo apretada, balón al portero y juego vertical en largo. En ataque posicional trataban de introducir balones interiores al juego de pívot y hacer daño en la zaga piparrera.  

En el minuto 2 de partido se adelantaba el equipo local, tras aprovechar dentro del área un balón suelto. El partido estaba siendo muy intenso con ambos equipos apretando las marcas intensamente con intención de robar el balón cerca de la portería rival. En el minuto 8 de partido Iker Zubelzu “Txubel” hacia el 1-1 de estrategia de saque de esquina tras aprovechar una buena asistencia de Ion Ander Cuadrado. Este gol dio confianza al equipo piparrero que se mostró sólido en tareas defensivas y espeso en la circulación de balón.

El partido tuvo que ser parado varias veces en la primera parte por las goteras que había en el pabellón, el juego era intenso pero los parones que había en el juego perjudicaban al equipo visitante, acostumbrado a llevar un ritmo alto y de desgaste.

A falta de 3 minutos para la conclusión de la primera parte, Paul Rueda hacia el 1-2 en el marcador tras ejecutar brillantemente una nueva acción de estrategia. Con este resultado se retiraron los dos equipos a vestuarios.

La segunda parte comenzó con el equipo piparrero muy enchufado y muy vertical, esa verticalidad hizo que el equipo local se pusiera con 5 faltas en el casillero a falta de 11 minutos para finalizar el encuentro, un minuto más tarde Aitor Sánchez aprovechó esta situación para sacar una falta y él mismo con mucha maestría puso el 1-3 en el marcador. Casi sin transcurrir un minuto más, Asier Aierbe hacia el 1-4 en el marcador tras aprovechar un rechace a disparo de Asier Colas.

En ese tramo tanto Paul Rueda, Asier Colas y Liher tuvieron oportunidad de aumentar la renta, pero no estuvieron acertados en la acción de 1XP. Tras el 1-4 el equipo local optó por sacar el recurso de portero jugador para reducir distancias en el marcador, en el primer intento estuvieron cerca de meter el gol del 2-4 pero no acertaron. A falta de 6 minutos Iker Zubelzu, controlaba un balón en mitad de pista y tras regatear a un rival, sacaba un disparo de 9 metros que sorprendía al portero local, un gol de gran belleza de un jugador que evoluciona a pasos agigantados. Minutos más tarde el equipo bilbaíno ponía el 2-5 en el marcador tras aprovechar una acción de falta. Con este resultado finalizó un encuentro donde el equipo ibartarra tuvo que emplearse a fondo para derrotar a un equipo que causó muy buena impresión.

Al finalizar el partido el entrenador valoraba: El rival nos ha exigido mucho durante los 40 minutos, hemos estado muy intensos en tareas defensivas y eso nos ha dado la victoria en el día de hoy. El esfuerzo de los jugadores ha sido grande y solidario. Veníamos con jugadores tocados y Gurru incluso no ha podido participar por problemas musculares, es una victoria que nos refuerza como equipo y nos hará ganar en confianza para afrontar los 3 últimos partidos de liga.

El equipo dirigido por Aitor Arévalo descansará 10 días y volverá a los entrenamientos el día 3 de abril para afrontar el partido que les enfrentará al Rodiles fútbol sala asturiano.