Arranca una nueva temporada en la división de honor Juvenil marcada por la reestructuración de la categoría que en la 19/20 pasará de tener 10 grupos a tener 8, con una agresiva propuesta de descensos que no afectará al grupo 3, en el que los jóvenes Piparreros defenderán la camiseta morada por quinta temporada consecutiva, una apuesta del club desde que se recuperó el grupo en la zona norte y donde los esfuerzos han sido muchos para que no desapareciera por falta de equipos.

Afortunadamente, esta temporada el grupo 3 de la división de honor Juvenil gozará de la presencia de 14 equipos por primera vez en estos cinco años, donde todo no han sido sacrificios para los morados, ya que se han conseguido 2 títulos de liga con sendas y históricas participaciones en el campeonato de España Juvenil, máxima competición a nivel estatal de clubes en categorías inferiores, pudiendo disfrutar en Belabieta de grandes equipos del panorama futsalero nacional como el Pozo de Murcia.

El Lauburu Mahala Ibarra afronta este domingo a partir de las 12:00 del mediodía el primer partido de liga. El conjunto piparrero recibirá en Ibarra a una de las grandes canteras de la liga nacional como es la del Xota navarro. Casualidades de la vida el año pasado ambos equipos también se enfrentaron en el primer partido de liga, venciendo el equipo de Irurzun por 7-0 que ejercía como local.

En el partido de vuelta los ibartarras se deshicieron de los navarros por un contundente 5-1. El equipo de Irurzun cuenta con una gran generación de jugadores donde el año pasado llegaron hasta semifinales del campeonato de España cadete demostrando la gran calidad que atesoran estos jugadores. Este año el equipo navarro ha cambiado de entrenador pero muchos de los jugadores de edad juvenil vienen realizando y compitiendo la pretemporada con el equipo de tercera división incluso en algún caso con el primer equipo, demostrando que los chicos dirigidos este año por Juampe Arregui llegarán muy enchufados a la primera cita de la competición.

Los ibartarras en cambio están en una fase de cambio generacional, acoplándose a los sistemas de juego defensivo y ofensivo que propone el míster Aitor Arévalo. Tras 5 semanas de preparación los piparreros se muestran ilusionados ante el comienzo de la liga, sabiendo que con el paso de las semana van a ir a más, una vez vayan adquiriendo experiencias y conocimientos del juego.

A palabras del entrenador: “Estoy muy contento con el trabajo de los chicos durante la pretemporada, los resultados no han sido los deseados pero es parte del proceso que tenemos que pasar. Estos chicos van a progresar mucho durante la temporada y es bueno recordar que solo continúa el 35% de la plantilla del año pasado y en este tipo de casos hay que tener paciencia, ya que todos los cuerpos y capacidades no son los mismos. Ojalá nos salga un gran partido y el equipo pueda competir de tú a tú contra Xota, sería una gran noticia”.