LAUBURU KE IBARRA MAHALA – CD OTXARTABE

El Lauburu Ibarra Mahala perdió por 4-8 frente al Otxartabe y suma su tercera derrota consecutiva.  Los chicos de Aitor Arévalo que venían de realizar buenos partidos ante los dos primeros clasificados, bajaron notablemente el nivel mostrado semanas atrás y sucumbieron ante un equipo vizcaíno que se mostró más eficaz que los piparreros delante de la portería.  

El partido no comenzó bien para los locales que veían como en el segundo 30 de partido en una pérdida en la construcción de juego los visitantes hacían el 0-1 en el marcador. El equipo visitante fue a Ibarra con las ideas muy claras en ataque, mucho juego prefabricado en salidas de presión y juego directo cada vez que el balón salía por banda. En el minuto 10 de partido los visitantes hacían el 0-2 en el marcador. Un minuto más tarde Cuadrado hacia el 1-2 en el marcador tras ejecutar un penalti realizado sobre Oihan Arrospide. Este gol dio ánimos al equipo y dos minutos más tarde en una acción en banda de Álvaro Alonso un adversario se introducía el balón en su propia portería poniendo el empate en el marcador. La alegría de los ibartarras duro poco ya que en tres minutos los bilbaínos pusieron dos goles de diferencia dejando el marcador de 2-4 al término de la primera mitad.

El comienzo de la segunda mitad fue tal y como comenzó la primera, segundo 30 de partido y Otxartabe hacia el 2-5 en el marcador. En ese momento el equipo tiró de casta y en el mejor tramo del encuentro acorraló por completo al equipo visitante en su área donde las ocasiones de produjeron sin cesar. A falta de 13 minutos era Iraitz Bea quien ponía el 3-5 en el marcador y un minuto más tarde era Martin Ibarbia quien ponía el 4-5 en el marcador. Faltaba tiempo y la remontada era posible pero el equipo en defensa no tenía la intensidad necesaria para ganar el partido y cada vez que se producía un acercamiento visitante daba la sensación que el gol podía entrar en cualquier momento. A falta de 10 minutos y en 1 minuto fatídico el equipo visitante ponía el 4-7 en el marcador. El equipo local lo intentó sacando el recurso de portero jugador pero el resultado acabó con un justo 4-8 para el equipo visitante.

Al término del encuentro el entrenador valoraba: “El equipo no ha competido bien, no hemos estado a la altura del compromiso. El nivel motivacional de un equipo debe de ser el mismo cuando juegas contra un equipo u otro y cuando no lo haces te gana cualquiera. Nos ha faltado intensidad en tareas defensivas y así es difícil ganar. Este equipo nos ha metido la friolera cantidad de 18 goles, una tercera parte de los goles que llevamos encajados. Si hacemos un análisis de los goles que nos han metido, es un análisis del que salimos muy mal parados. La derrota de hoy es justa y nos debe de valer para valorar cada encuentro con el máximo respeto y lealtad al club”.