El Lauburu Ibarra Mahala perdió por 4-3 ante el Gora Bilbao y suma su cuarta derrota consecutiva. Los ibartarras que fueron 1-3 ganando no pudieron conservar la renta de dos goles con la que se pusieron en la segunda mitad y acabaron perdiendo un partido igualado que se decidió en los detalles.

El partido comenzó con saque a favor de los ibartarras, tras aproximarse en las primeras acciones a la meta del equipo local fue el propio equipo local quien se adelantó en el marcador en el minuto 3 de partido tras aprovecharse de un error piparrero en la construcción del juego. El equipo morado trataba de mover rápidamente el balón de lado a lado para desajustar la defensa bilbaína.

En el apartado defensivo los ibartarras se mostraban agresivos sin balón y trataban de realizar buenas defensas para salir rápidamente a la contra. En el minuto 12 de partido en una gran acción colectiva de equipo Iraitz Bea establecía el empate a 1 en el marcador. Los ibartarras cuajaron un partido serio en defensa y seguían mostrándose peligrosos en ataque. Los de Arévalo no se mostraron finos en las acciones de estrategia y desaprovecharon dos acciones de falta al borde del área y varios saques de esquina y banda con golpeos fáciles que no encontraron portería. Con este resultado finalizó la primera mitad.

El comienzo de la segunda mitad fue distinto, los locales apretaban con mayor intensidad el balón y los ibartarras buscaban acciones más verticales. En el minuto 4 de la segunda mitad Iraitz Bea ponía el 1-2 en el marcador tras otra buena acción colectiva de equipo. El partido se ponía de cara y más cuando 4 minutos más tarde Beñat Bengoetxea hacia el 1-3 en el marcador tras una gran acción individual en la posición de pívot. La alegría de este gol duro muy poco, ya que 30 segundos más tarde en una acción que pudo suponer el 1-4 a favor de los morados se pasó en la misma acción a encajar el 2-3 en el marcador.

Quedaban 11 minutos y el partido por resolverse. A falta de 9 minutos los locales empataron el partido tras una mala defensa piparrera. Quedaba mucho partido y los dos equipos seguían buscando el cuarto gol pero el resultado no se movía. A falta de 3 minutos los ibartarras apostaron por el juego de 5 con intención de buscar la victoria, pero en una pérdida de balón faltando minuto y medio con la acción de portero jugador hizo que el resultado se pusiera favorable a los locales. A pesar de que los piparreros lo intentaron el resultado no se movió dejándose los 3 puntos en Bilbao.

Al finalizar el partido el entrenador indicaba: “Hemos controlado el partido durante 30 minutos y  en ese momento el resultado era de 1-3 a favor. Del posible 1-4 hemos pasado al 2-3 en un abrir y cerrar de ojos y el equipo ha perdido el control del partido y en esa fase se ha vuelto el juego alocado en favor de los intereses locales. A falta de 3 minutos hemos apostado por el juego de 5 para ganar el partido pero no ha salido bien y nos vamos con una derrota que a mi parecer no merecíamos. A nivel colectivo se ha trabajado bien y quitando el segundo y tercer gol encajados que son errores graves, en el cómputo global el equipo merecía más que una derrota pero el deporte es así.”