El equipo morado disputó ayer la final de la Copa de Gipuzkoa tras haber conseguido derrotar el jueves al equipo Afantxo de Pasaia. Esta vez, tocó enfrentarse a un Idiazabal que ha demostrado merecer el segundo puesto durante toda la clasificación de Copa. 

Antes de dar comienzo al partido, las gradas de Astigarraga ya estaban llenas de aficionados que quisieron transmitir fuerza a los jugadores. Se preveía, por tanto, un partido emocionante y lleno de ilusión. 

De ese modo, tras las correspondientes presentaciones, comenzó la tan esperada final. El equipo morado era consciente de que el rival estaba muy centrado en su objetivo y, teniendo en cuenta que los de Alfredo Hualde contaban con bajas importantes, también sabían que no debían bajar el ritmo durante los 40 minutos de partido.

Con el pitido que señaló el comienzo, los jugadores ibartarras protagonizaron las primeras llegadas peligrosas. Pocos segundos necesitaron éstos para llevar a cabo los primeros lanzamientos que pudieron estrenar marcador en Astigarraga. No obstante, el balón no quiso entrar en la puerta rival que estaba siendo defendida con muchas ganas por el portero de Idiazabal. 

Tras no acertar en portería en esas primeras llegadas, Iñigo lo hacía por fín poniendo el 0 a 1 tras un golazo. Poco a poco, el Lauburu empezó a hacerse notar y siguió robando balón y realizando pases peligrosos dentro del área del rival.

Pese al dominio del Lauburu, los de Goierri aguantaron bien los primeros minutos de la primera parte. La ilusión y las ganas les servían para tener fuerza suficiente para seguir adelante y, así, llegó su primer gol que empataba el encuentro. Tras dicho gol, siguieron realizando varios disparos que obligaban a Jorge a realizar paradas importantes. Aún así, no mucho después, Dani disparaba con fuerza a portería, balón que el portero de Idiazabal conseguía parar y que Iñigo aprovechaba para rematar y meterlo en la red. 

Más adelante, a falta de muy pocos minutos para llegar al descanso, Oihan redondeaba un buen juego combinativo realizado por todo el equipo, poniendo el 1 a 3. Y, cuando tan sólo quedaban ya unos segundos, Aldalur subía el cuarto gol al marcador después de recibir el balón dentro del área gracias una pared de Iñigo. 

Tras el descanso, no se apreciaron muchos cambios en el juego. Aunque nadie se dio por vencido, el Lauburu siguió siendo superior; cortando los pases de Idiazabal y saliendo en contra ataque una y otra vez. De esta manera, con un rápido cambio de ritmo, Juaristi marcaba el quinto gol.

Con el 1 a 5, los de Idiazabal no se daban por vencidos y consiguieron meter un segundo gol que les servía para continuar luchando. 

Por su parte, los de Alfredo Hualde seguían generando mucho peligro y aunque fallaron en portería varias veces, poco a poco se fueron materializando las ocasiones creadas y Oihan y Juaristi metían otros dos golazos muy seguidos que servían para aumentar distancias en el marcador y demostrar el buen nivel de nuestros jugadores. Poco después, también lo hacían Iñigo y Saldise, dando final al encuentro de Copa con un 2 a 10 a su favor. 

Pese al resultado, debemos felicitar al equipo de Idiazabal, ya que hicieron un buen trabajo en defensa y supieron aguantar y mantener el nivel del Lauburu en muchísimos momentos del partido. Fueron, sin duda, un rival digno. 

Finalmente, dar las gracias, como siempre, a todo el público y a toda aquella persona que nos ha ayudado durante el camino. No dudéis de que una gran parte de la Copa también es vuestra!!!! Eskerrik asko!!!!

GOAZEN LAUBURU!!!!