Los chicos de Alfredo Hualde se fueron al parón navideño con la sensación de estar lejos de su objetivo principal pero con la seguridad de que volverían más fuertes que nunca para intentar reducir la distancia que los separa de los puestos cabeceros.  

En cuanto al último partido que jugaron antes de navidades, se enfrentaron a un Otxartabe C.D. que sigue manteniendo la segunda posición de la clasificación con 32 puntos. Con la victoria obtenida ante el Lauburu, se colocan a tan sólo un punto del equipo que está en primer puesto. Sin embargo, es necesario recordar que, a pesar de dichos resultados, el equipo morado no se lo puso nada fácil y fue superior en prácticamente todo el partido; no teniendo suerte, sin embargo, en los tiros a portería. Además, tal y como indicó el míster ibartarra en aquel momento, “los jugadores dieron lo mejor de cada uno”. 

Después de ello, esta vez toca enfrentarse a Juventud Del Círculo C.D. que se posiciona un puesto por delante del Lauburu, con únicamente 3 puntos más. En las jornadas disputadas hasta ahora, acumulan 8 victorias y 7 derrotas. Asimismo, cabe mencionar que en el último partido antes de Navidades, el equipo de Burgos consiguió derrotar al Tafatrans Vulcanizados Ruiz FS con un 3 a 1, equipo que ganó en su día a los de Alfredo Hualde con un 4 a 1 y que es claramente un rival difícil de derrotar. Por tanto, y a pesar de que es muy poca la distancia que los separa, el Lauburu es consciente de que va a ser un partido en el que, añadiendo la dificultad de jugar fuera de casa, va a tener que luchar y concentrarse al máximo si quiere conseguir los 3 puntos que tanto necesita. 

En cuanto a los jugadores ibartarras, tal y como se ha destacado, vuelven más fuertes y motivados que nunca. De hecho, disputar la Copa de Gipuzkoa durante el parón navideño les ha servido para no olvidar su nivel y sus capacidades. Tras ganar los cuartos de final contra el Laskorain, se enfrentaron al equipo Afantxo de Pasaia en una semifinal que fue muy intensa y en la que consiguieron obtener la victoria con un merecido 4 a 3. Y finalmente, clasificados para la gran final, se enfrentaron a un Idiazabal muy ilusionado que lo dió todo para conseguir acercarse en el marcador al Lauburu. No obstante, los de Ibarra enseñaron un buen nivel y ganaron con un 10 a 2, demostrando ser merecedores de proclamarse campeones de Gipuzkoa. 

De ese modo y ya con todos los jugadores entrenando muy duro para el encuentro del sábado (con la excepción de Andoni Agirrezabala, que sigue aún con ciertas molestias), el  Lauburu asume la responsabilidad y el difícil pero no imposible reto de volver en esta segunda vuelta a pelear por los objetivos programados a principios de temporada, siendo conscientes de que el margen de error es mínimo y la dificultad máxima tras la mala racha de resultados con la que se cerró la primera vuelta. Ese es el objetivo y piensan alcanzarlo. 

GOAZEN LAUBURU!!!!